El mercado del Rastro en Madrid

Escrito por el 07/09/11 13:28

Ahora que ya has reservado tu hotel Madrid te estarás dedicando a planificar tus días en la capital: monumentos, museos, espectáculos, shopping,… Seguro que alguna de estas cosas está en tu lista.

Y también me atrevería a decir que el fin de semana te vas a aventurar a visitar el tan conocido Mercado del Rastro de Madrid. Si no has estado porque te habrán hablado de él y si ya has estado porque seguro te apetece volver a mezclarte entre las gentes que abarrotan la zona central del mercado.

¿Pero qué sabes del origen de este curioso mercadillo

Su origen abarca los siglos XV, XVI y XVII, cuando ropavejeros, mataderos y tenerías con los curtidores de pieles se asentaron en este barrio de las afueras de la Villa de Madrid.

Ya en el siglo XVII, de punta a punta del barrio, se juntaban los negocios de la carnicería y curtidos de pieles con fabrica de zapatos, correajes, bastos y monturas, además de otros comercios de ropa, fábricas de productos derivados del sebo (velas, cirios y candelas).

Al final del siglo XVIII, empezaron a instalarse también vendedores de productos comestibles, tahonas, enseres y trastos de todo tipo, herramientas, quincalla e incluso objetos robados.

En el siglo XIX, llegaron los chamarileros, las almonedas, los anticuarios, las tiendas de compra-venta de muebles y objetos de valor, prendas y alhajas, los comercios de libros antiguos.

Poco a poco, el Rastro se separó del matadero y adquirió un aspecto diferente al de sus orígenes. Durante la semana, el matadero siguió activo, rodeado de todo tipo de venta. El domingo por la mañana, los puestos desmontables se instalaron cada vez más numerosos, lo que atrajo a muchos madrileños y viajeros. Este mercado espontáneo y desordenado de cosas de valor en medio de enseres de todo tipo provocaba entre sus visitantes una búsqueda del tesoro.

En varias ocasiones (1854, 1885 y 1933), se trató de trasladar el Rastro de los puestos desmontables a otra parte. Pero nunca fue posible. El mercado siguió en su sitio.

En 1928, los dos mataderos de la zona fueron trasladados al barrio de Legazpi.

A partir de los años 70, muchos artesanos se acomodaron en la plaza de Cascorro y atrajeron a bastante público.

En 1984, el Ayuntamiento de Madrid empezó un plan de reducción drástica del Rastro que continuará los años siguientes.

En los años 90, se eliminaron definitivamente los puestos permanentes que se montaban de martes a sábado. Esta acción se hizo a petición de muchos comerciantes de tiendas.

En el año 2000, una Ordenanza actualmente en vigor sometió a todos los vendedores llamados “ambulantes” de puestos desmontables en el Rastro de domingos y festivos.

Y esta es la historia del origen del Rastro :) Nunca te acostarás sin saber una cosa más.


Un comentario para El mercado del Rastro en Madrid

  1. Los barrios de Madrid

    […] da la bienvenida todos los domingos al famoso mercado de El Rastro. Este es un barrio tradicional y uno los lugares más representativos de la ciudad. En los últimos […]

Dejanos tu comentario