Lisboa, la ciudad del fado

Escrito por el 15/05/09 03:08

La mítica Lisboa vista desde el Tajo

La mítica Lisboa vista desde el Tajo

El premio Nobel de las letras portuguesas, José Saramago, definió a Lisboa como “la ciudad donde acaba el mar y la tierra comienza”, y yo agregaría… donde el Bairro Alto se llena de melancolía al caer la noche y su canción, el fado, remueve los corazones de los amantes. Como es sabido, el fado es la canción tradicional de Portugal, pero solo quien visite Lisboa podrá sentir cómo la noche de esta particular capital europea realza notablemente su belleza melódica y lo transforma en un signo distintivo de la ciudad.

Lisboa es diferente al resto de las grandes urbes europeas; discreta, pero luminosa y colorista. El mar y los viejos tranvías le imprimen un carácter único y tienes la extraña y dulce impresión de haber sido trasladado al pasado por una máquina del tiempo.

Los tranvías, una auténtica postal de Lisboa

Los tranvías, una auténtica postal de Lisboa

Lisboa es una ciudad para que disfrutes paso a paso, respirando su ambiente bohemio, contemplando el amanecer desde el mirador de San Pedro de Alcantará, en el Biarro Alto; tomándote un café en el Bar Nicola, ascendiendo la pendiente del antiguo y pintoresco barrio de Alfama en uno de sus tranvías o, simplemente, degustando su vino de Oporto. Aquí vale destacar que la producción vinícola de Lisboa es impresionante: cuenta con cien tipos diferentes de vinos y esta diversidad, al igual que la cerámica y todo lo relacionado con la industria textil, suele ser uno de los principales objetivos de los turistas.

También hay que resaltar que si bien Lisboa cuenta con buenos museos y espléndidos monumentos, su metro es en sí mismo una auténtica galería de arte, donde puedes apreciar las tendencias más vanguardistas.

Museo del Fado, referente cultural de la Lisboa

Museo del Fado, referente cultural de la Lisboa

Otra de las virtudes de Lisboa es que a tan sólo unos minutos en tren se encuentran Cascais y Estoril, otras de las grandes atracciones de Portugal, con sus excelentes playas y el casino más grande de Europa.

Pero volviendo a la capital portuguesa, ésta es una ciudad para beber y comer, sobre todo pescados y mariscos y, entre ellos, la estrella de su cocina: el bacalao. El Clube Fado es un referente gastronómico de Lisboa donde compartir una cena íntima al son de esa bellísima canción. Otro restaurante típico es la Cervejaría Trindade, pero también tienes que visitar el Bica do Sapato, uno de los locales gastronómicos más innovadores. Tampoco debes abandonar la ciudad antes de probar los famosos pasteles del barrio histórico de Belém; los mejores se venden en la Antigua Casa dos Pastéis.

Existen múltiples formas de describir una ciudad, pero siempre hay un rasgo que se mantiene de manera constante, en cada rincón, en cada imagen. Para mí Lisboa es la ciudad del fado. ¿Y para ti? Reserva tu hotel en esta fantástica ciudad y luego me cuentas cómo definirías tú Lisboa.


Dejanos tu comentario